Niños ecuatorianos

La Campaña

Campaña LV: Un mundo nuevo, proyecto común

Un mundo nuevo, proyecto común

"Un mundo nuevo, proyecto común"

"El desarrollo de los pueblos depende, sobre todo, de que se reconozcan como parte de una sola familia, que colabora con verdadera comunión y está integrada por seres que no viven simplemente uno junto al otro” (Caritas in Veritate)

En 2014 iniciamos la Campaña 55,  enraizada en el Objetivo de Desarrollo del Milenio número 8, “Fomentar una Asociación Mundial para el Desarrollo”, y con el lema “Un mundo nuevo, proyecto común”. Esta Campaña nos sitúa en el camino de la fraternidad universal, como condición necesaria para un desarrollo en plenitud, un desarrollo que ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad. Y cuatro palabras clave definen nuestra acción:

  • Esperanza: es el motor de nuestra actividad. La experiencia cristiana, que subyace en el fondo de nuestra misión, mira en dos dimensiones, hacia nuestro interior, y hacia el exterior, “operando en el mundo”. Unidas ambas, podemos trabajar sabiendo que Dios pondrá lo que falte a nuestras fuerzas.
  • Mundo: Aunque nos dedicamos a los que más lo necesitan, no debemos olvidar que cada hombre y mujer se ven afectados por nuestro trabajo. Nuestra labor no es excluyente, sino que, buscando a los últimos, incluye a todos.
  • Nuevo: Queremos dar al mundo un nuevo impulso, dando valor verdadero a lo bueno que ya hay en él.
  • Común: se trata de una tarea que afecta a todos, de forma particular y colectiva. Todas las esferas de la vida social deben estar presentes en este proyecto, porque no es tarea de seres aislados, es tarea común.

La quinta palabra, que hace posible las 4 anteriores, es FRATERNIDAD.

  • Fraternidad de todos los hombres que compartimos una misma naturaleza, prescindiendo de su religión, raza, sexo...
  • Fraternidad basada en la ley de la solidaridad humana y de la caridad.
  • Fraternidad que conlleva una misión y la necesidad de dar respuesta urgente a las exigencias de nuestro tiempo.
  • Fraternidad humana que debe vivirse en la caridad y desde la verdad.

El ODM 8 y la Fraternidad Universal

El Objetivo de Desarrollo del Milenio número 8 se refiere a la necesaria participación de los países desarrollados y en desarrollo en la lucha contra la pobreza. Si se quiere conseguir que el pacto internacional por los ODM se cumpla, éste debe sustentarse en el fo

mento de las responsabilidades compartidas.

Este objetivo tiene seis metas:

  • Desarrollar, aún más, un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio
  • Atender las necesidades especiales de los países menos adelantados, los países sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo.
  • Abordar de manera integral la deuda de los países en desarrollo: aumentando la cuantía y la calidad de la asistencia oficial al desarrollo (AOD); haciendo más equitativo y justo su acceso a los mercados internacionales; mejorando su capacidad para pagar la deuda externa, a fin de hacer la deuda sostenible a largo plazo.
  • En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a precios asequibles.
  • En cooperación con el sector privado, dar acceso a los beneficios de las nuevas tecnologías, especialmente las de la información y las comunicaciones.

La fraternidad debe concretarse, de forma práctica, en iniciativas políticas y económicas que hagan efectivas las mejores condiciones de vida para todos los seres humanos. En este sentido, los ODM tratan de dar respuesta a situaciones en las que los derechos humanos no se reconocen, no se pueden ejercer o son directamente vulnerados. Están definidos en unas metas que deberían alcanzarse en el año 2015. Su base es una alianza mundial que exige la responsabilidad y el compromiso de todas las partes implicadas. Por un lado, de los países en desarrollo, que deben mejorar la gobernabilidad y el respeto a los derechos humanos; aumentar su inversión en infraestructuras y en servicios básicos como la salud o la educación; ayudar a los pequeños agricultores, a fin de garantizar la seguridad alimentaria; y fomentar un medio ambiente más sostenible. Y, por otro, exige el compromiso de los países desarrollados, que deben apoyar esos esfuerzos mediante el aumento de la ayuda oficial al desarrollo, el alivio de la deuda externa, la mejora de las reglas de comercio internacional, haciéndolo más justo y equitativo, y el acceso a medicamentos esenciales y la tecnología.

Conclusión

En el empeño por un caminar solidario con los demás, debemos tener en cuenta que: un desarrollo humano integral que no imite las relaciones basadas en el consumismo será creíble si ponemos límites a nuestro consumismo, a veces inconsciente. Un mundo en el que las relaciones entre las culturas y religiones estén regidas por el diálogo fecundo, solo será posible si practicamos cada uno, día a día, el diálogo fraterno con todos. Podemos pedir coherencia política con autoridad cuando nos esforzamos porque nuestra participación social sea continuidad de una coherencia de vida. Podemos impulsar unas normas de mercado más justas a la vez que tratamos de incorporar los valores de la generosidad y la solidaridad en nuestras relaciones económicas. Podemos acompañar a los países más pobres en el camino de irse haciendo más responsables de su propio desarrollo al tiempo que, cada uno de nosotros, nos vamos haciendo responsables unos de otros. Sólo en este camino abierto a los demás, la familia humana podrá afrontar el desafío de acabar con la pobreza y el hambre en el camino del desarrollo integral auténtico.

Manos Unidas quiere ser generadora y acompañante de este nuevo impulso, al lado de nuestros socios en los países en desarrollo y en alianza con todas las asociaciones y personas comprometidas en un proyecto común por un mundo más humano, justo y fraterno.


Más información: Consulta los enlaces y archivos que encontrarás al final de esta página para tener acceso a más información sobre la Campaña 2014 de Manos Unidas
Colabora con Manos Unidas

 

Comparte: