Plántale cara al hambre: Siembra - #ManosUnidasSiembra

#NoSonHéroes

En Manos Unidas llevamos casi 60 años luchando contra el hambre en el mundo, y no lo hemos hecho solos. En este vídeo, los misioneros y misioneras que trabajan con nosotros en África, Latinoamérica y Asia hablan de su vocación, de su trabajo y de los proyectos de lucha contra la pobreza que realizan con el apoyo de Manos Unidas. 


Rosina, Paulino, Ancy, Rolando, Marcel y Araceli representan a los cientos de misioneros cuyos proyectos se llevan a cabo gracias a la colaboración de los socios de Manos Unidas. Cada uno trabaja en un país de África, América y Asia. En estos vídeos, donde comparten con nosotros sus experiencias, podrás conocerlos mejor.

Rosina de los Reyes, Mercedaria de Berriz, República Democrática del Congo. El problema en la zona donde ella vive es la extrema riqueza de diamantes que hay en la zona y que causa pobreza en los habitantes que son expulsados de sus tierras. Gracias a Manos Unidas es se ha construido un centro de acogida, apoyo y reinserción de niños abandonados en la calle y ocuparse de sus enfermedades en un centro de salud.

Paulino Joseph Madeje, Misionero de la Consolata, Tanzania. Uno de los problemas de su país es la sequía que causa hambrunas en la población. Ante la escasez de agua para agricultura y consumo, Manos Unidas apoya proyectos de acceso al agua y proyectos agrícolas para la producción sostenible de alimentos en zonas rurales.

Ancy Bruno, Hermana de Santa Ana de Chennai, India. En la zona de la India donde trabaja los principales problemas son el acceso a la educación y a la salud. Gracias a la colaboración de Manos Unidas las Hermanas han construido un dispensario que ofrece diariamente atención sanitaria a 150 personas al día.

Rolando Ruiz, Misionero Javeriano, Chad. Tener una vida digna supone tener unas necesidades básicas cubiertas: agua potable, alfabetización, dignidad de la mujer. Manos Unidas trabaja en distintos proyectos para que sea posible.

Rolando Ruiz, Misionero Javeriano, Chad. Tener una vida digna supone tener unas necesidades básicas cubiertas: agua potable, alfabetización, dignidad de la mujer. Manos Unidas trabaja en distintos proyectos para que sea posible.

Araceli Alva, Misionera Mercedaria de Berriz, Perú. En la zona de Perú donde trabaja el principal problema es la marginación de las mujeres. Gracias a la colaboración de Manos Unidas las Mercedarias han construido un centro de promoción de la mujer donde se imparte formación profesional.

 

 

Comparte: