Saúl Craviotto en Mozambique: Un viaje al corazón de las emociones

A primeros de este mes de octubre, el piragüista Saúl Craviotto viajó con Manos Unidas a Mozambique en el que ha sido su primer viaje como embajador de la ONG.

Saúl Craviotto en Amatongas/Mozambique. Foto Lombo Agency para Manos Unidas

A primeros de este mes de octubre, el piragüista Saúl Craviotto viajó con Manos Unidas a Mozambique en el que ha sido su primer viaje como embajador de la ONG. 

Durante algo menos de una semana, el cuádruple medallista olímpico español ha podido conocer el trabajo que Manos Unidas y los hermanos del Sagrado Corazón llevan a cabo en la misión de Amatongas donde los altos índices de pobreza hacen muy difícil que un elevado porcentaje de los jóvenes puedan recibir la educación necesaria para poder encarar el futuro con garantías de éxito.

Craviotto: el viaje me ha hecho valorar más lo que tengo

Para Craviotto, que por su actividad deportiva ha viajado a numerosos países, este periplo ha sido una experiencia que jamás olvidará.

Este viaje ha sido una cura de humildad. Me ha hecho valorar mucho más nuestra vida y las comodidades de nuestro día a día.

Saún Craviotto en Amatongas/mozambique: Foto Limbo Agency para Manos Unidas

Saúl Craviotto ha compartido tiempo y ocio con muchos de los 1200 estudiantes de la Escuela de Secundaria rural y del internado la Misión de María Inmaculada de Amatongas. Con apoyo de Manos Unidas, los religiosos del Sagrado Corazón se esfuerzan en poner en marcha actividades educativas y deportivas que, como señala el campeón olímpico, “promueven valores como la tolerancia, el esfuerzo, el respeto y el compañerismo a la vez que alejan a estos chicos del entorno hostil de su día a día”.

Saúl Cravioto en Amatongas/Mozambique. Foto: Limbo Agency para Manos Unidas

En Mozambique, entre otras actividades, el piragüista español ha inaugurado una pista deportiva, ha conversado con los jóvenes estudiantes, se ha unido a los cantos y bailes para celebrar el día de la paz y ha participado en la elaboración de la comida para los estudiantes y el personal de la misión.  

Craviotto se trae de vuelta a España la satisfacción de haber podido conocer a personas “que tienen lo justo para vivir y, sin embargo, comparten todo lo que tienen con una alegría de vivir admirable”.

Todas sus experiencias están recogidas en un pequeño diario de viaje que se puede leer en la web:

 

También te puede interesar

Consulta las memorias de años anteriores

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Transparencia

Suscríbete a nuestra newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete